Doce etapas rápidas y más de cuatro mil quinientos kilómetros: el Rally Dakar de este año fue un desafío especialmente difícil para los participantes. El equipo CFMOTO Thunder Racing lleva varios años soñando y esforzándose por comenzar este rally, y antes de la salida se fijó el objetivo principal: cruzar el arco de meta con el quad CFMOTO.

«Nos gustaría pronunciar la legendaria frase de Benediktas Vanagas: «El Dakar termina, el Dakar comienza», pero desconocemos por completo las decisiones de la federación de motociclismo y de los organizadores del Dakar, ASO. En otras palabras, todavía no sabemos sabemos lo que haremos el próximo enero. Por otro lado, ahora es el momento de apreciar y estar contentos con el desempeño de este año: podríamos haberlo hecho mucho mejor, pero podríamos haberlo hecho mucho peor», evaluó Antanas Kanopkinas su primera actuación en el Rally Dakar.

El atleta afirmó que todavía tiene asuntos pendientes con el Dakar y que el objetivo de llevarse a casa la verdadera medalla, testimoniando que ha completado el Dakar, no ha desaparecido: «El Dakar es un maratón muy difícil. Se lucha durante 6 a 8 horas en la pista. Seguimiento durante casi dos semanas y hasta el más mínimo error puede borrar todo el trabajo y esfuerzo que habéis puesto. Me siento muy agradecido a todos los que apoyaron, estuvieron juntos y creyeron. Gracias también a los que dudaron de nosotros, esta es una motivación adicional. Estábamos un poco perplejos, pero la frase clave de nuestro equipo es «nunca te rindas». Gracias a todos, el Dakar fue increíble».

Los integrantes del equipo afirman que el principal objetivo en los próximos días es recuperarse y descansar, así como evaluar el maratón que acaba de pasar. Estas dos semanas de pruebas más difíciles han aportado mucha información útil, tanto en el sentido deportivo como técnico. Por delante toda la próxima temporada, durante la cual el equipo ha planeado muchas carreras, por lo que no habrá tiempo para descansar durante mucho tiempo.